Inicio Brasil Colombia Ecuador Guatemala México Venezuela

 

 

 

Programa para la Eliminación de la Oncocercosis en las Américas

 

Epidemiología

¿Dónde existe la oncocercosis en América? 
Año en que cual cada país, solicitó o podría solicitar la verificación de eliminación de la oncocercosis
Evolución de la población en riesgo

Metodología para evaluar el impacto de tratamiento con Mectizán

¿Dónde existe la oncocercosis en América?

Son trece los focos endémicos de oncocercosis identificados en las Américas, como se ilustra en el siguiente mapa, ubicados en 6 países: México, Guatemala, Colombia, Ecuador, Venezuela y Brasil.   Cada foco tiene características particulares de accesibilidad, población y especies de vectores que transmiten la enfermedad.   Algunos países cuentan con más de un foco, tal el caso de México, Guatemala, Ecuador y Venezuela. 

En once  de los trece focos, coloreados en verde en el mapa, la transmisión ya fue eliminada y los países señalados con una estrella indican que la oncocercosis ya fue verificada como eliminada por la OMS en todos los focos localizados en el referido país. 

Los únicos dos focos en donde la oncocercosis aún está presente en las Américas, señalados en rojo en el mapa, comprenden un área fronteriza entre el sur de Venezuela y el norte de Brasil. En estos territorios comprendidos por montañas, ríos, planicies y selva, habita la población indígena Yanomami, que  tiene la característica principal de ser de las menos aculturadas del planeta cuyos principales medios de sobrevivencia aún constituyen  la caza y pesca.  Los focos yanomami se extienden por el estado de Amazonas de Venezuela y los estados Amazonas y el de Roraima de Brasil. Se trata de grandes extensiones de territorio en donde los indígenas viven dispersamente y además se mueven de un lugar a otro en función de los recursos de subsistencia además de otros factores tales como conflictos entre diferentes tribus o por amenazas provocadas por invasión de minería ilegal.  Las características de este territorio, hacen especialmente difícil de llevar el tratamiento a las poblaciones cada 6 o 3 meses, con una cobertura mínima del 85% de la población elegible, por lo que estos focos constituyen el último gran desafío para el logro de la meta de eliminación de la oncocercosis en las Américas. 

 

 

En el cuadro siguiente se muestra el cumplimiento en el tiempo de cada una de las las fases del proceso de verificación de los 4 países en los cuales ya se eliminó la oncocercosis.  Actualmente solo Venezuela y Brasil administran tratamiento con ivermectina a las poblaciones de los focos yanomami en donde la transmisión persiste.  

 

 

Metodología que se sigue para la evaluación del impacto del tratamiento con Mectizán, en la transmisión del parásito

El impacto del tratamiento con Mectizán, se mide a través de un procedimiento llamado Evaluación Epidemiológica a Profundidad -EEP-.

La EEP es una encuesta que se realiza en comunidades centinela.

¿Qué es una Comunidad Centinela?

Comunidad que se selecciona para tener seguimiento especial, a través de la realización periódica de una EEP.

¿Cuándo se hace la EEP en las Comunidades Centinela?

EEP basal (pre-tratamiento)
Una primera evaluación de impacto (después de dos años de la basal) y
EEP cada cuatro años.

¿Qué indicadores se usan para medir el impacto del tratamiento?

Se considerará que un país ha conseguido la eliminación cuando los resultados de una vigilancia adecuada de todas las regiones endémicas de ese país hayan mostrado lo siguiente:

1) Eliminación de la morbilidad

Ausencia de lesiones reversibles en el segmento anterior del ojo (queratitis punteada, presencia de microfilarias en la cámara anterior), denominadas en el presente documento "morbilidad nueva".  Se considera aceptable una tasa de incidencia acumulada durante 5 años de menos de 1 caso nuevo por cada 1000 personas, a condición de que haya una población de ese tamaño.

Oftalmología:

La eliminación de la morbilidad se mide con los siguientes indicadores oftalmológicos.

Prevalencia de Microfilarias en Cámara Anterior del ojo, y
Prevalencia de Queratitis Punteada  (Población:  10 años y mayor)

2)  Interrupción de la transmisión

La interrupción de la transmisión estará medida por lo siguiente:

a) Ausencia, o casi ausencia, de larvas de O. volvulus en estadio infectivo en la población de vectores, de acuerdo con lo determinado por la RCP utilizando sondas de ADN especificas para O. volvulus y/u otro método válido.  El tamaño mínimo de la muestra debe ser de 10,000 moscas por cada comunidad endémica estudiada.  Simulium debe recogerse durante las horas del día en que las moscas paridas son más abundantes (lo que exige un conocimiento del ciclo de picaduras diurnas de las moscas paridas de cada especie pertinente) y durante el periodo de transmisión máxima del año, para aumentar así las perspectivas de recoger especimenes infectados.  Una reducción del 99% respecto de las tasas de transmisión de referencia es la meta para las zonas sobre las que se dispone de datos de referencia previos al tratamiento.

 b) Ausencia de infección detectable (la infección se detecta por la presencia de microfilarias o de nódulos y por los resultados de pruebas inmunológicas u otras pruebas reconocidas) en los niños sin tratar que alcanzan la edad de 5 años (es decir los que están por tomar su primera dosis de ivermectina).  La prueba de anticuerpos contra O. volvulus, desarrollada recientemente por Weil et al. 2000, aplicable a muestras de sangre extraídas por punción digital, puede ser un valioso medio de diagnóstico mínimamente invasor.  Se considera aceptable una tasa de incidencia acumulada en 5 años de 1 caso nuevo por cada 1000 niños susceptibles (a condición de que haya una población de este tamaño).

 c) Ausencia de infección detectable (la infección se detecta por la presencia de microfilarias o de nódulos y por los resultados de pruebas inmunológicas u otras pruebas reconocidas) en nuevos residentes sin tratar que hayan migrado a una zona endémica donde la transmisión se haya interrumpido.  Se considera aceptable una tasa de incidencia acumulada en 5 años de menos de 1 caso nuevo por cada 1000 individuos susceptibles (a condición de que haya una población de ese tamaño).

La interrupción de la transmisión se mide a través de los siguientes indicadores:

Entomología:

Tasa de Infección Parasitaria (L1, L2, y L3) y
Tasa de Infectividad (L3) en el vector
Potencial de Transmisión

Parasitología:

Prevalencia de microfilarias en biopsia de piel (2 biopsias) y
Detección de nódulos (población:  2 años y mayor)

Serología: 

Prevalencia de sero positividad (Población menor de 5 años)    

¿Cuáles son los componentes de una EEP?

Evaluación parasitológica
Evaluación oftalmológica
Evaluación entomológica y
Evaluación serológica (nuevo)