Inicio

Programa para la Eliminación de la Oncocercosis en las Américas

 

Oncocercosis

 

¿Qué es?

¿Cómo se transmite ?

¿Cuáles son los síntomas?

Oncocercosis como un problema de salud pública

¿Cómo se sabe dónde hay oncocercosis?

¿Cómo se puede combatir?

 

Qué es la Oncocercosis

Es una enfermedad producida por un gusano llamado Onchocerca volvulus que produce daños en la piel y puede llegar a producir graves daños en los ojos hasta dejar ciegas a las personas.

El parásito es transmitido de persona a persona a través de la picadura de un mosquito o vector, de especies diferentes que habitan las áreas o focos endémicos.

¿Cómo se transmite la oncocercosis?

Como se ve en el dibujo de abajo, el gusano entra al cuerpo de las personas a través de la picadura de una mosca del género Simulium la cual desarrolla su etapa larvaria en los riachuelos correntosos y limpios. Son mosquitos de tamaño pequeño (1-5mm), que comúnmente se conocen como jejenes, moscas negras o alazanes.   La mosca hembra se infecta cuando, buscando alimentación de sangre humana, pica a una persona infectada e ingiere microfilarias (gusanitos pequeños).   Estas microfilarias, ya dentro de la mosca, evolucionan hasta transformarse en larvas infectivas (larvas de tercer estadío o L3). Estas larvas pueden ser inoculadas en un nuevo huésped en el momento en que los insectos vuelvan a alimentarse.

 

 

¿Cuáles son los síntomas?

Los gusanitos en la piel pueden producir comezón, salpullido e hinchazones. Cuando llegan a adultos, los gusanos provocan una reacción en el huésped humano por la cual terminan encapsulados en tejido fibroso o nódulos y allí viven y se reproducen exportando microfilarias a todo el cuerpo. A través del tiempo, la persona llega a tener muchas microfilarias en su cuerpo y entonces, las manifestaciones en la piel son severas y se pueden producir algunas manifestaciones graves. Pero lo peor que puede llegar a producir la oncocercosis es la disminución de la visión y finalmente, la ceguera.

 

Oncocercosis como un problema de salud pública

Esta enfermedad está presente en 37 países: 30 en Africa, 1 en la península arábica (Yemen) y 6 en América. De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), aproximadamente 119 millones de personas en el mundo viven en áreas donde la enfermedad está presente y, por lo tanto, están en riesgo de enfermarse; 17.7 millones de personas están infectadas de oncocercosis, de los cuales alrededor de 270,000 están ciegos (segunda causa de ceguera en el mundo) y otros 500,000 tienen graves problemas visuales.

 

¿Cómo se sabe dónde hay oncocercosis?

Existen criterios específicos para sospechar que en una comunidad hay oncocercosis. Cuando existe esta sospecha, se realiza un procedimiento llamado Evaluación Epidemiológica Rápida (EER) que consiste en practicar biopsias (pequeños cortes de piel) a un grupo de personas (muestra) de la comunidad. Se toman dos biopsias que pueden ser de la cadera y/o de la espalda (escápula) y se miran al microscopio para ver los gusanitos (microfilarias). Si ninguna de las personas examinadas tiene el gusano esa comunidad se clasifica como negativa y, si se identifican gusanitos en las biopsias, la comunidad se clasifica, según la cantidad de personas que resulten positivas, como hipoendémica, mesoendémica o hiperendémica.

 

¿Cómo se puede combatir la oncocercosis?

Desde 1987 se dispone de un medicamento llamado Mectizan® (ivermectina) que mata los gusanitos pequeños (microfilarias) disminuyendo su número en la piel por un lapso de 6 meses, pero que no mata los gusanos adultos que se encuentran protegidos dentro de los nódulos. Por esta razón, el Mectizan® se debe suministrar dos veces por año (cada 6 meses), por 12 a 15 años, tiempo en el cual se estima que habrán muerto, por muerte natural, todos los gusanos adultos que están dentro de los nódulos. El Mectizan® se distribuye a toda la población de los lugares donde hay oncocercosis (tratamiento masivo) para lograr que no haya más gusanos en las personas. La compañía Merck Sharp & Dohme produce el Mectizan® y se ha comprometido a donar todo el medicamento que sea necesario para eliminar la enfermedad en el mundo. Por esta razón, el Mectizan® se puede suministrar a las comunidades de forma gratuita y está plenamente asegurado para todos los países. Además, este medicamento ha tenido muy buena aceptación en las comunidades porque la gente ha sentido que también les sirve para sacar los gusanos intestinales y para tratar los piojos y la sarna.